Bookeando

con MªÁngeles

No soy un monstruo - Carme Chaparro

19/9/17

No soy un monstruo
Autor: Carme Chaparro
Editorial: Espasa
Páginas: 336
Precio: 18,90 euros

SINOPSIS


Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro.

Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de una historia a la que los calificativos comunes, «trepidante», «imposible de soltar», «sorprendente», le quedan cortos, muy cortos.

Porque lo que hace Carme Chaparro en No soy un monstruo, su primera novela, es llevar al límite a sus personajes y a sus lectores. Y ni ellos ni nosotros saldremos indemnes de esta prueba. Compruébenlo.

Carme Chaparro (Barcelona, 1973) es periodista, con una amplia y consolidada carrera como presentadora y editora en informativos de televisión. Desde hace veinte años está al frente de las principales ediciones informativas del grupo Mediaset, en Informativos Telecinco y Noticias Cuatro, espacios para los que ha cubierto los acontecimientos nacionales e internacionales más destacados de las últimas dos décadas.

Su pasión por la lectura se ha traducido en pasión por escribir. Carme ha compaginado su trabajo en televisión con colaboraciones como columnista para las revistas Yo Dona —en la que tiene un espacio semanal—, GQ y Mujer Hoy. Actualmente también escribe su propio blog en Yahoo. 

No soy un monstruo es su primera novela.

MIS IMPRESIONES


Hoy os vengo a contar mis impresiones de la novela ganadora del Premio Primavera 2017: No soy un monstruo de Carme Chaparro. La buena experiencia con el El desorden que dejas, ganadora en 2016, junto con la sinopsis tan atractiva con la que se presentaba este premio de 2017 fueron motivos más que suficientes para animarme con ella y, aprovechando que la autora estaba firmando ejemplares durante el fin de semana que pasé por la Feria del Libro de Madrid, me vine con él a casa. Hoy os confirmo que su lectura ha cumplido sobradamente mis expectativas. 

No soy un monstruo se inicia con un terrible suceso que capta por completo nuestra atención. Una persona, cuya identidad desconocemos, se encuentra al acecho en un centro comercial. Su objetivo es secuestrar a un niño pequeño y de sus palabras deducimos que no es su primera vez. Un mensaje de whatsapp y unos segundos de despiste son suficientes para que el pequeño Kike desaparezca sin dejar rastro ante la incredulidad de una madre que se derrumba con cada minuto que pasa. A partir de ese momento se encienden todas las alarmas y es imposible parar la presión mediática. 

Resultado de imagen de CENTRO COMERCIAL DE MAJADAHONDASerá la inspectora jefe del Servicio de Atención a la Familia, Ana Áren, quien se haga cargo del caso; una gran profesional para la que encontrar al captor del Kike llega a convertirse en una cuestión personal. Y es que Ana arrastra como una losa un caso sin resolver de similares características; el de otro pequeño, Nicolás, también con cuatro años, que desapareció en el mismo centro comercial dos años atrás. 

Ana Áren compartirá protagonismo con una conocida periodista que cubrirá el suceso. Inés Grau, amiga personal de Ana, es además una exitosa escritora que está documentándose para la que será su segunda novela. Se da, además, la circunstancia de que Inés también cubrió en su día “el caso de Slenderman”, nombre con el que se bautizó al supuesto secuestrador de Nicolás. Ahora todos se preguntan: ¿habrá vuelto Slenderman? ¿es un asesino en serie? ¿habrá más víctimas? Todos los indicios apuntan a que se trata de la misma persona y, mientras la cunde la alarma social entre los padres, comienza para el equipo policial una auténtica carrera contrarreloj en la que cada minuto cuenta. 

Estamos ante un thriller policial que no da tregua. La estructura de la novela, con capítulos en los que se va alternando el protagonista, convierte nuestro paso por sus páginas en un auténtico sprint. El narrador omnisciente que planea por cada uno de los personajes ofreciéndonos diferentes ángulos de los sucesos, a excepción de la primera persona de la que se sirve la periodista, dota de gran dinamismo a la lectura a la vez que amplia nuestro punto de vista de la situación. Y, aunque nos encontramos con un amplio elenco de personajes, son dos mujeres las que tienen el peso fuerte en esta historia: Ana e Inés, que además representan los dos ámbitos en los que se desarrolla la trama: el policial y el de la comunicación. 

Al margen del hecho desencadenante de la trama principal: el secuestro de un pequeño, que es por sí solo un hecho escalofriante y capaz de mantener en vilo al lector, la autora plantea en esta novela temas de máxima actualidad, además de otros tantos que me han resultado sumamente interesantes, como es el caso de la huella digital que detecta el programa NeuroQwerty, una aplicación capaz de analizar la presión que realizamos sobre el teclado de nuestro ordenador para detectar la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson. Y aunque es cierto, que en algunos casos, la información se repite de forma innecesaria, ha sido tal el ritmo que imprime a la historia y la tensión in crescendo por la que nos conduce, que no han servido para empañar lo más mínimo mis buenas sensaciones de su lectura. 

Como buena comunicadora que es, Carme Chaparro, ha sabido plasmar de forma clara y sencilla en su novela la rapidez con la que hay que moverse el ámbito de la comunicación y la presión que sufren desde dentro los propios periodistas, y que trasladan a los responsables de la investigación, así como la frialdad con la que los más poderosos tratan de dar carpetazo a situaciones espinosas que le pueden costar el puesto, primando la captura de un culpable sobre la captura del auténtico culpable. Todo ello lo hace con un lenguaje sencillo pero cuidado, en una historia llena de giros argumentales que avanza a un muy buen ritmo durante la primera mitad de la novela, llegando a convertirse en endiablado en su recta final. 

En definitiva, No soy un monstruo es un thriller de ritmo vertiginoso que cumple lo que promete: una trama escalofriante, temas de rabiosa actualidad, giros insospechados y un cierre brutal consiguen meterse al lector en el bolsillo. Un estupendo debut para una autora a la que sin duda habrá que seguir muy de cerca. 


Un pequeño descanso

18/9/17

Imagen relacionada

Voy a estar unos días desconectada de la blogosfera. Me quedaban algunas vacaciones pendientes y aprovecharé para hacer una escapada aunque dejo varias entradas programadas para ir dando salida a todo lo acumulado durante el verano. 

En una semanita volveré con pilas recargadas a visitaros a todos. 

Hasta pronto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...