Bookeando

con MªÁngeles

Dieciocho meses y un día - Paz Castelló

25/4/18

Dieciocho meses y un día es el tiempo que Sabina Lamer, una afamada pintora afincada en Peñíscola, lleva encerrada en el ático donde vive. Sufre de una grave agorafobia, fruto del estrés postraumático que desarrolló tras ser la única testigo del asesinato de su mejor amiga, en plena calle, a manos de su ex marido.
Desde aquel momento, Sabina es incapaz de cruzar el umbral de la puerta de su casa, que también es su estudio, desde donde contempla el mar y las calles del casco antiguo de Peñíscola, ciudad que eligió para desarrollar su carrera profesional.
Está convencida de que cuando el asesino de su amiga, en prisión provisional a la espera de juicio, esté encerrado para siempre, será capaz de superar su angustia y podrá salir de casa, por fin, para volver a pintar el mar Mediterráneo que tanto ama y retomar su tranquila vida en aquel paraíso de la costa mediterránea.
Sin embargo, el presunto asesino queda en libertad y Sabina enloquece aún más entre las cuatro paredes de su estudio. A partir de ese momento, la obsesiva y recurrente idea de Sabina, es la de hacer justicia, desamparada como se siente por el sistema judicial, buscando la forma de vengar la muerte de su amiga, con la dificultad añadida de no poder salir de casa.
Para conseguirlo tendrá que enfrentarse a sí misma, a sus miedos, y a los condicionamientos que su encierro le plantean, convirtiendo su claustrofóbica vida en un medio para escapar de sí misma.

MIS IMPRESIONES


Acercarme a Paz Castelló era una de esas asignaturas pendientes que vas posponiendo una y otra vez. Por fin lo he podido hacer con esta última novela que ha publicado. Os cuento mis impresiones sobre ella.

Sabina Lamer es una prestigiosa pintora de cuarenta y cinco años afincada en Peñíscola desde los diecinueve. La conocemos cuando su vida se ha convertido en un auténtico infierno. En cuestión de unos meses perdió a dos de las personas más importantes de su vida: Lola, su mejor amiga, fue asesinada ante sus ojos por un motorista al que, a pesar de llevar un casco, reconoció como Eugenio, el exmarido de esta. Poco después, Roberto, su pareja, sufrió un grave accidente cuyas secuelas le hacen comportarse como si fuese un niño. Dos situaciones límites que han desembocado en una agorafobia. Son ya dieciocho meses los que lleva recluida en su ático.

Sabina ha llegado a un punto bloqueo, vive en soledad y completamente obsesionada con lo que ocurrió a su amiga. Sus visitas son contadas: Lucas, su marchante; Roberto, que más que acompañar, necesita sus cuidados y algún otro que descubriréis por vosotros mismos. Es incapaz de poner un pie fuera de su domicilio y a la vez tampoco puede seguir adelante con su vida hasta que se haga justicia; una justicia que para ella pasa porque el asesino de Lola sea declarado culpable y encerrado entre rejas. Pero el sistema judicial español tiene muchas grietas, y Eugenio, que estaba en vías de separación de Lola, tiene una nueva pareja dispuesta a testificar que el día de los hechos se encontraba con ella. Saldrá absuelto. Y a partir de ese momento Sabina se dedica a fraguar un plan para acabar con él. 

Dos temas muy delicados y de máxima actualidad son los elegidos por Castelló para montar su historia. De una parte, una de las peores lacras de nuestra sociedad: la violencia de género, un tema que está muy bien abordado y en la que tanto en el personaje que lo sufre, una mujer tan imbuida en una espiral de desprecio y maltrato psicológico que trata de tapar y justificar la realidad que tiene ante sus propios ojos disfrazándola de normalidad, como aquellos que la rodean quedan muy bien dibujados: ese no meterse en la vida del otro, el saber y mirar en otra dirección, el no querer buscarse problemas hacen que hoy Sabina se replantee tantas cosas, sienta tanto dolor y tanta impotencia... De otra, el tema de las fobias sociales. En este caso se va a tratar la agorafobia, un trastorno de ansiedad que lleva a sufrir crisis de pánico o un temor intenso en los espacios abiertos o públicos, especialmente cuando hay aglomeraciones. 

Y justamente con esta parte de la trama, la que atañe a esa mujer afectada, he tenido sensaciones encontradas: me ha gustado como ha tratado la autora la forma en la que la familia ve la enfermedad, una enfermedad que hace que el enfermo no sea comprendido o se le reste importancia a este problema. Sin embargo, en la figura de Sabina me ha faltado un personaje un poco más trabajado: tan solo hay una escena en la que queda evidencia de ese terror que tiene al exterior, pero me ha faltado tensión narrativa y sentir esa angustia en su día a día, que me ha parecido más una obsesión que cualquier otra patología. También existe en este texto una crítica feroz a las redes sociales, un subtrama que me ha parecido interesante y en la que se muestra la impunidad con la que se pueden mover los usuarios amparados en el anonimato que les proporciona la red. 

De los demás personajes mencionaría especialmente a Roberto, alguien que, aun con esa mente infantil tras su accidente, ha protagonizado algún episodio junto a la protagonista que me ha despertado muchísima ternura. O Dimitri, un joven con el que Sabina mantiene sexo ocasional a través del que la autora nos dibuja situaciones en las que la falta de afecto nos hace aferrarnos a relaciones insustanciales. Me ha gustado especialmente la relación con Silvia, su hermana, un secundario que experimenta una buena evolución a lo largo de la historia y que me ha parecido muy de carne y hueso. 

En resumen, Dieciocho meses y un día es una novela entretenida, que aborda temas de máxima actualidad de forma muy valiente. Una novela con una prosa sencilla, ritmo variable y algún que otro giro sorprendente en el que he echado de menos cierta atmósfera asfixiante de la mano de su protagonista.

Esta semana leo #14-2018

23/4/18

Después de una semana de meseta para ajustar ciertos compromisos ineludibles y en la que he tirado de entradas programadas, toca ir recuperando el ritmo lector y ponerse las pilas con las reseñas, un tema que en esta época cuesta cada vez más. Tengo dos lecturas muy avanzadas por lo que no creo que me duren más allá del martes. Una de ellas es Crimen en la posada "Arca de Noé", la nueva publicación de dÉpoca, que me tiene encantada, con una investigación al más puro estilo Agatha Christie. También estoy leyendo El lápiz del carpintero, la archiconocida novela de Manuel Rivas, que ha reeditado Alfaguara por su veinte aniversario. Y aunque me queda poco, aún no sabría pronunciarme; lo que está claro es que no es como yo esperaba. Pero vamos a lo que toca que es contaros lo que pienso leer: Vientos de traición de de Christine Mangan.


Sorteos

Os recuerdo que hay activo un sorteo en el blog que termina el día 29. Se trata de El salón de baile de Anna Hope, una novela que he leído recientemente y os recomiendo. Bases


Y, vosotros, ¿qué leéis?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...